Audi A1: un microurbano de capricho, con calidad, y un alto nivel de personalización

Audi cumple con todos los requisitos para ser un superventas en nuestro país. Ofrece buenos coches, con un nivel de acabado espectacular y un comportamiento en todos sus modelos del más alto nivel. La única pega, es que son vehículos, que no están destinados a todos los bolsillos. Ahora bien, con el pequeño de la casa, se abre la frontera para introducirnos en el mundo de los aros.

Con el nuevo A1, la marca germana se introduce en todos los segmentos posibles del mercado europeo y mundial. Se trata de un vehículo de reducidas dimensiones, en conjunto con motorizaciones económicas, y gran practicidad para resolver los trayectos ciudadanos de la vida cotidiana. Ahora bien, no es un utilitario cualquiera, puesto que ofrece una calidad, más propia de un segmento superior, que en el que está catalogado, y por supuesto, cuando nos referimos a que ofrece un alto nivel de personalización, es porque existen muchos opcionales a gusto del comprador, tales como, adhesivos o «stickers», elementos decorativos externos e internos en diferentes tonalidades, muchos tipos de llantas, e incluso materiales, con los que podemos encargar nuestro A1, para que sea casi, un modelo único. Esto es algo, que en su día comenzó Mini de la mano de Bmw, y ahora su máximo competidor, intenta robarle el trono del que ahora mismo, es el «rey».

Por el momento, existen motorizaciones diesel y gasolina, de potencias comprendidas entre 86 y 122 CV, aunque se espera, dentro de poco, la variante S1, que desarrollará 180 CV, con motor turbo.
Para esta prueba, escogimos la variante más equilibrada del modelo, el 1.6 TDI de 105 CV. Su rendimiento es fabuloso, cumpliendo cifras de aceleración y velocidad máxima bastante buenas. Es decir, sobre todo, es un motor, con el que nos desplazaremos por ciudad con un consumo muy comedido, y que, a su vez, nos proporcionará buenos resultados a la hora de salir por carretera.

La incorporación de los nuevos motores diésel de inyección directa (se ha abandonado la alimentación por bomba-inyector) hace que su funcionamiento sea más suave y progresivo, dejando atrás la típica «patada» que antes caracterizaba a estos propuslores. La conclusión es que resultan más confortables, pero, da la sensación, pese a que las prestaciones son las mismas, que los motores tienen menor respuesta en la parte baja del cuentarrevoluciones, es decir, parece que ofrecen menos empuje.

En marcha

Si la calidad del coche, nos sorprende, las cualidades dinámicas mucho más. El comportamiento del vehículo es francamente bueno. La mejor manera de describirlo, es que, si circulas con el, te olvidas que vas a los mandos de un urbano. Hablando claro, es como si conduces un Audi A3, pero con menos espacio, y menos maletero.

La ciudad es su patio de recreo. Se desenvuelve a las mil maravillas, puesto que ofrece buena respuesta en todo momento, sus dimensiones son muy favorables, en conjunto a un ángulo de giro que proporciona un manejo de primera. El cambio de marchas, en esta variante, es de cinco velocidades, siendo la primera y la segunda relación, algo cortas. No le vendría mal, una sexta marcha, aunque el ajuste de relaciónes, le haría perder algo de fuerza en marchas cortas. Es bastante preciso, y el recorrido, de los pasos de una marcha a otra, son lo suficientemente cortos.

El lugar donde más sorprende el comportamiento del A1, es en carretera. En otros casos, como vehículos de las mismas características, el mayor deficít, se encuentra en este tipo de trayectos, algo que no ocurre en el modelo a prueba. La estabilidad es fantástica, incluso la que equipa de serie, resulta cómoda y firme en todo momento. Para los más exigentes, existe la posibilidad, con sobrecoste, de equipar suspension deportiva, aunque no resulta algo necesario, puesto que, incluso a altas velocidades, el vehículo confiere un agarre y un manejo que nos proporcionará sensación de seguridad en todo momento.

La dirección es precisa, y aunque se endurece a medida que aumentamos la marcha, resulta algo sensible en determinados momentos, eso sí, no deja de ser una crítica estricta, ya que su funcionamiento es muy bueno.

Interior

Su máxima cualidad es la calidad que ofrece por todo el habitáculo interior. Los materiales empleados son de primera calidad, y resulta muy difícil encontrar alguna terminación con desajustes. Incorpora elementos de sus hermanos mayores, como el Audi A3.

Todos los mandos se encuentran muy a mano, con un manejo sencillo, y dispuestos para familiarizarnos con ellos, con la mayor prontitud posible. Tan solo encontramos un defecto, en cuanto a los huecos portaobjetos se refiere. Es decir, la ausencia de estos, es notable, y dificulta el transporte de esos objetos que habitualmente depositamos en el interior del coche. Ahora bien, en este tipo de coches, es normal la mencionada ausencia de estos elementos.

Para ser un vehículo de pequeña magnitud, la postura de conducción es bastante buena. resulta más amplia que en un Mini, o un Fiat 500, ya que podemos viajar con comodidad, tanto el conductor, como el pasajero de nuestro lado. Ahora bien, las plazas traseras son bastante escasas, y por supuesto, no son adecuadas para realizar un trayecto largo, puesto que dos adultos, viajarán de forma incómoda, sobre todo, por el espacio para las piernas de las plazas posteriores. No debemos olvidar, que es un coche que admite solo cuatro ocupantes.

Un punto a su favor, es la capacidad de maletero, cuya capacidad es de las mejores del mercado, con 270 litros. 

OTRAS VERSIONES

Audi A1 1.2 TFSI Atraccion 
15.770 € 86 cv gasolina 
Audi A1 1.4 TFSI Atraccion 
18.600 € 122 cv gasolina